miércoles, 29 de junio de 2022
Medioambiente

Producción orgánica de alimentos: del campo al plato y con valor agregado

Busca cuidar el ambiente y la salud de los consumidores. Garantiza atributos de calidad a partir de la certificación y la trazabilidad.

Publicado en Agencia de noticias UNQ

Por María Ximena Perez

 

 

En sintonía con un estilo de vida más saludable y amigable con el ambiente, la producción orgánica es una tendencia en crecimiento a nivel mundial. En Argentina, este mercado gana cada día más adeptos que buscan cuidar su salud, preservar el hábitat y contribuir con el cuidado del planeta. Pero, ¿a qué hace referencia lo “orgánico”?

Se trata de un sistema de producción alternativo al tradicional, que promueve una agricultura sustentable, con mayor equilibrio ambiental y cuidado de la tierra. Plantea una producción limpia de sustancias químicas y un uso responsable de los recursos del ambiente: no contamina ni el agua, ni el aire ni el suelo, y minimiza la emisión de carbono por lo cual mitiga el cambio climático. Tampoco se usan semillas transgénicas ni agroquímicos de síntesis.

Un camino posible hacia una producción sana, soberana y segura. Crédito: visionagropecuaria.

 

 

Facundo Soria, responsable área de Producción Orgánica, del Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca de Argentina (Magyp), lo explica así: “Es un sistema de producción que está basado en un manejo holístico e integrado de los recursos, para producir de manera sostenible. En el caso del sector alimentario, brinda productos sin restos de agroquímicos ni organismos genéticamente modificados, dado que los excluye expresamente, tanto en su materia prima como en su procesamiento”.

Los requisitos para la producción orgánica son diversos y están relacionados con el período de transición de la finca; la selección de semillas y materiales vegetales; el método de mejoramiento de las plantas; el mantenimiento de la fertilidad del suelo empleado y el reciclaje de las materias orgánicas; la conservación del agua y los métodos para el control de plagas, enfermedades y malezas. Además se establecieron criterios sobre el uso de fertilizantes orgánicos e insumos para el control de plagas y enfermedades. Con respecto a la producción de animales, normalmente hay requisitos sobre la sanidad, su alimentación, reproducción, condiciones de vida, transporte y procedimientos para sacrificarlos.

 

El certificado de calidad

Los beneficios de lo orgánico tienen que ver con los cinco principios constitutivos normativos. “Lo orgánico mejora y mantiene la fertilidad química, física, y biológica de los suelos; promueve la biodiversidad; no permite el uso de sustancias de síntesis química y de OGM; posee trazabilidad y promueve el bienestar animal. Por ejemplo, no permite el feed lot en ganado bovino o galpones intensivos de gallinas ponedoras o pollos parrilleros”, describe Soria.

Este tipo de alimento cuenta con procesos de certificación -nacionales e internacionales- que permiten garantizar la calidad orgánica de un producto, verificando el cumplimiento de la Norma de Producción Orgánica que corresponda, de acuerdo al mercado destino.

Según Soria, en Argentina, la producción orgánica se encuentra regulada por la Ley 25.127, y está definida por organismos oficiales y privados internacionalmente reconocidos, como el Codex Alimentarius o la Asociación IFOAM; e incluye un sistema de certificación y control. “Se necesita cumplir la norma, que es un protocolo de calidad establecido, avalado por el Estado. Es necesario que se certifique ese protocolo, es decir, que venga un tercero, idóneo en la materia, que audita periódicamente esos procesos productivos de producción primaria, elaboración y comercialización, para verificar el cumplimiento de la norma”.

Una vez que la certificación es exitosa, los productos pueden llevar el rótulo de “orgánico”, “ecológico”, “biológico”, “eco” o “bio”, cinco palabras sólo se pueden usar en el rotulado si se certifica cumpliendo esta norma. En esa dirección, el representante del Magyp, agrega que esta particularidad viene complementada con el uso de un sello de calidad que, en el caso de Argentina, es nacional y se llama Orgánico Argentina. Además, está el logo de las certificadoras “que hacen el trabajo de auditoría directa, que es delegada por el Senasa, organismo encargado de supervisarlas”.

Con todo, promover una agricultura sustentable, con un mayor equilibrio ambiental y cuidado de la tierra, no solo es pensar en una herramienta de mercado sino en un consumidor más activo y responsable.

  • El Oso Producciones El Oso Producciones
  • C&M Publicidad C&M Publicidad