miércoles, 29 de junio de 2022
Novedades

Con más de cien asistentes, se realizó el primer plenario de la RACME del año

El encuentro contó con la presencia de la presidenta del CONICET Ana Franchi.

La Red de Cannabis Medicinal (RACME) celebró su primera reunión del año, realizada en modalidad mixta, de manera presencial en la biblioteca del Centro Cultural de la Ciencia (C3) y virtual. En el inicio del encuentro, que contó con más de cien asistentes, la presidenta del CONICET, Ana Franchi, destacó que “esta red hizo del cannabis medicinal una prioridad, y nos permitió tener una ley mucho mejor que la anterior. Lo primero es felicitarnos. Les agradezco llegar a este paso tan importante. La promulgación de la ley de la semana pasada es quizás el mayor logro de la RACME”.
La reunión de la RACME, celebrada en modalidad mixta. Fotos: Verónica Tello/ CONICET Fotografía.

Luego, tomó la palabra la coordinadora de la RACME, la investigadora del CONICET Silvia Kochen, quien destacó que “nos constituimos como red oficial con la presidencia de Ana Franchi, y desde entonces tenemos la puerta abierta para quien quiera sumarse. Acá no se pide currículum ni antecedentes. Fuimos constituyendo un grupo de trabajo que fue encontrando su propia forma, en comisiones, llevando a cabo un trabajo de investigación-acción. E hicimos algo inédito: modificar la reglamentación, un cambio sustancial a una situación que era necesario revertir. Trabajamos en una nueva reglamentación porque sabíamos que la ley que había salido gracias a la lucha de madres y familiares con el apoyo de muchos de los que estamos acá quedaba corta: todo estaba visto desde la seguridad y no desde la salud. Esa ley nos dejó en un gris y necesitábamos reglamentarla. Muchos de la RACME trabajamos en el borrador de esta nueva ley”.

Y continuó: “No queríamos que se repita lo que pasó en Uruguay, donde desde hace once años es legal el cannabis y hay un solo producto regulado. O lo que sucedió en Estados Unidos, donde los estados tienen el cannabis legal pero solo para los que tienen dinero, porque la seguridad social no lo cubre para patologías que lo necesitan para su terapia. Esto mismo pasa en Israel, en Inglaterra e inclusive en Canadá. Desde la RACME se generó una nueva categoría: se lo considera producto medicinal, de uso terapéutico, que se puede recetar, entonces las obras sociales lo van a cubrir, aunque no es farmacéutico. Por lo tanto, hubo que crear nuevas categorías para habilitarlo. Eso abre una puerta enorme para que sigamos trabajando en pos de eso”.

También subrayó que “la RACME se convirtió en un referente del tema. En nuestro país, no hay una historia de soberanía en nuestras propias semillas. El cannabis tamnbién interpela en ese lugar, y logramos que se registren dos semillas nacionales, que fueron desarrolladas en conjunto por CONICET, las universidades y una empresa de La Rioja. Y hay un montón de otros lugares que vienen trabajando para que haya registro nacional de semillas y de la genética de la planta. Esto, más allá de lo político y de la soberanía, se relaciona con los costos que va a tener el cannabis medicinal a futuro. Todos estos hitos impulsados desde la RACME nos dan mucho orgullo. Somos pragmáticos y resolvemos dentro de un marco teórico”. Y agregó que “por último, el jueves pasado se dio la media sanción que faltaba a la nueva ley de cannabis. Esta ley nos abre un arduo trabajo: tiene muchos puntos a reglamentar, y depende de cómo se reglamenten dichos puntos vamos a tener una ley u otra”. Celebró, finalmente, la clausura de la primera cohorte de la Diplomatura en Cannabis y sus usos medicinal, con una asistencia record de 2800 estudiantes, y anunció que se renovará la apuesta en 2022.

A continuación de Kochen, tomo la palabra el médico y coordinador del Programa Nacional de Investigación sobre los Usos Medicinales del Cannabis en Argentina Marcelo Morante, que dijo: “Cuando se había sancionado la ley, en un espacio como este, dijimos de no olvidar la agenda para llegar a una ley integral. Gestionamos un reglamento distinto de ley, y si uno va a La Rioja y ve las plantaciones, todo tiene que ver con la RACME, las universidades, la política. Si algo nos enseña el cannabis es que la convivencia de todos los actores que están trabajando en el tema es necesario para avanzar. Tenemos un fin noble: queremos ampliar el acceso de la sociedad a este medicamento de calidad.  Estamos logrando un sueño a partir de entender que se puede avanzar si ponemos en agenda la temática. Tenemos que seguir trabajando. Entre todos estamos volviendo mejor la ley”.

 

El trabajo de las comisiones

Después de la inauguración a cargo de las autoridades, en el plenario se realizó la presentación del diagnóstico de cada una de las comisiones que integran la RACME. En primer lugar, Susana Pasquare tomó la palabra en nombre de las comisiones de Investigación Básica y Calidad. Comentó que se reunieron y discutieron distintos puntos, entre otros, el tema de standares de investigación, y los inconvenientes que aun existen para acceder a insumos en materia de cannabis. También nombró algunos grises que deja la ley para que las y los investigadores puedan avanzar en investigación básica en torno al cannabis medicinal.

Luego, fue el turno de Jaime Uchuk, en nombre de la comisión de Investigación Clínica. Señaló que dadas las nuevas regulaciones, la comisión se propuso, entre otros objetivos, comenzar a revisar en base a la evidencia internacional y local la seguridad y eficacia de los endocanabbinoides para investigaciones básicas.

La reunión de la RACME, celebrada en modalidad mixta. Fotos: Verónica Tello/ CONICET Fotografía.

 

 

Más adelante, por la comisión de Sociales, tomó la palabra Lucía Romero, que explicó entre otras cosas que “el año pasado durante la pandemia estuvimos trabajando en el diseño de una encuesta de uso terapéutico y medicinal que pudimos realizar y analizar. En base a ese informe, nos reunimos este año pensando que para el 2022 nuestra agenda de trabajo será retomar esa encuesta y poder contrastarla con otras encuestas de distintas organizaciones sociales han realizado en ese sentido. Hacer un trabajo comparativo entre diversas encuestas realizadas”.

Por la comisión de Producción, Gregorio Bigatti expresó, entre otras cuestiones: “Como comisión destacamos nos sentimos muy contentos por el trabajo que venimos llevando adelante a través de la RACME que derivó en la nueva legislación,. En base a la ley nueva, solicitamos una pronta reglamentación de la ley respetando el espíritu que tiene y el trabajo de la sociedad en torno a la norma. En base a eso, hablamos de dar recomendaciones desde la RACME a través de la elaboración de un documento, que esté listo para fin de mes, y teniendo en cuenta diversas cuestiones en torno a la planta. Y también vemos la necesidad de armar una red de ensayos de cáñamo para el desarrollo y la experimentación agronómica de esta planta”.

Luego fue el turno, por la comisión de Legales, del gerente de Asuntos Legales, Alan Temiño, que también celebró la nueva ley y destacó que “lo más importante en el trabajo hacia adelante es que se reglamente en los próximos 180 días y que podamos hacer nuestros aportes para eso”. En tal sentido, destacó entre otros temas, puntos clave para prestar atención en torno a la nueva legislación, como la necesidad de que “esta nueva ley mantenga principios de vanguardia, que se establezca la autorización previa del Estado, con celeridad y eficiencia”.  También subrayó la necesidad de unir esfuerzos en pos de una futura ley de cannabis medicinal veterinario.

Por la comisión de Veterinaria, Rosa Elizabeth Perez expuso que si bien continúa lo veterinario por fuera de la ley, están buscando un marco regulatorio para que en el futuro no haya publicidad engañosa en torno al cannabis medicinal para utilizar en animales. “Queremos impulsar el trabajo multidisciplinario con otros miembros de la RACME para profundizar en torno al uso de cannabis medicinal en animales como caninos y felinos”, señaló entre otros puntos.

Después de todas las exposiciones, tomó la palabra el investigador del CONICET Marcelo Rubinstein, resaltó que “a pesar de que tuvimos la pandemia en el medio, hicimos unos avances enormes en torno al cannabis medicinal. Y tenemos más desafíos claves a futuro: el tema del THC y las indefiniciones que todavía existen en la ley del marco regulatorio; y el tema de la calidad del autocultivo o de una empresa, en todos los emprendimientos que se hagan en torno al cannabis medicinal, para poder incluso exportarlo luego a otros países”.

Por último, se realizó una ronda de consultas y debate entre todos los presentes antes de dar por concluido este primer encuentro. Cabe destacar que el encuentro estuvo coordinador por Veronica Abello, del área de Redes Temáticas del CONICET, y estuvo presente durante el plenario de la RACME el gerente de Vinculación Tecnológica del CONICET Sergio Romano.

  • El Oso Producciones El Oso Producciones
  • C&M Publicidad C&M Publicidad